twitter facebook

Afrontar el estrés laboral

Si síntomas como la ansiedad, la inquietud, el nerviosismo, el temor o la angustia te resultan familiares es muy posible que una de las causas que lo originan sea el estrés. El verdadero problema de esto, es que no nos damos cuenta si no pensamos el porqué de sentirnos así. Casi todo ese estrés, a no ser que se sufra una situación familiar complicada, suele ser originado por el trabajo. Y algo que tiene la capacidad de ayudarnos a vivir mejor no debería de generar este tipo de sintomatologías. Normalmente el estrés laboral suele darse por:

  • Ningún control sobre las tareas,
  • Ambiente laboral complicado,
  • Demasiadas exigencias en las labores,
  • Trabajo con un alta responsabilidad.

Es muy importante saber afrontar estás situaciones laborales con una serie de pautas, no únicamente en el lugar de trabajo, si no también fuera de él ya que desconectar del mismo cuando no se está ejerciendo es fundamental.

Pautas para reducir tu estrés:

  1. Organización de las tareas: Si en tu día tienes muchas tareas a desarrollar párate a pensar en cada una de ellas. Planea un orden de prioridades, no intentes abarcar más de una a la vez porque tu productividad no será la misma y puede tener un efecto negativo. Olvídate de errores con una buena planificación.
  1. Colocación de la zona de trabajo: Tener un escritorio organizado es muy positivo para la estabilidad mental en épocas de estrés. Influye en el nerviosismo y facilita la ansiedad. Por ejemplo, esto puede darse cuando no encontramos lo que necesitamos en ciertos momentos del día. Di adiós al desorden.
  1. Descansos: Son fundamentales para poder seguir con el ritmo que se tenga en el trabajo. Entre 5 y 10 minutos cada hora y media será más que suficiente para que cuando vuelvas a la faena, lo veas de diferente manera. Gracias a este tipo de descansos podemos seguir con un nivel de concentración y de asimilación productivos, mejorará tu cansancio mental.
  1. Distracciones: Evita a toda costa distracciones de índole personal que suelen ser superfluas y sin importancia, lo único que consiguen es atrasarte de tus labores y horarios marcados. Tienes todo el tiempo del mundo de atender a amigos y familiares cuando salgas de tu puesto.

 

Después de tu jornada laboral desconectar es lo más importante y esencial, no te lleves tus preocupaciones laborales a casa porque tu familia también se verá afectada. Come sano, duerme las horas necesarias, haz ejercicio, lee y disfruta de tu tiempo libre. Mañana será otro día.

 



Los comentarios están cerrados.