twitter facebook

Síntomas, causas y remedios para combatir la mala circulación

Muchas personas sufren mucho con la mala circulación que tienen en las piernas o los brazos. Este problema es más común de lo que creemos y afecta tanto a hombres como a mujeres. Aquellos que, por su trabajo, están muchas horas de pie suelen sufrirlo más. Si eres de los que tienen las extremidades frías, sensación de hormigueo o pinchazos, entre otros síntomas, puede que tengas problemas con tu circulación.

¿Qué síntomas puedes padecer?

  • Entumecimiento de brazos y piernas.
  • Dolor y calambres en manos y pies.
  • Uñas quebradizas
  • Pérdida de sensibilidad en las extremidades.
  • Migrañas y dolores de cabeza.
  • Aparición de varices.
  • Falta de fuerza en manos y pies.

Las causas de la mala circulación pueden ser muy diferentes e intervienen factores muy diversos. Desde genética, pasando por las malas posiciones hasta el estrés. También es importante el factor nutricional y los malos hábitos que se acostumbran a tener. Hasta puede ser causa de un problema de salud más serio como enfermedades coronarias, deficiencias del riñón o diabetes. Por eso desde aquí recomendamos que si tiene algún síntoma lo mejor es que acuda a su médico, él le dirigirá hacia el mejor tratamiento según el caso.

Tanto la alimentación como las actividades deportivas son importantes a la hora de combatir y mejorar la mala circulación sanguínea.

  • Alimentación:

La vitamina C activa la circulación, la puedes encontrar tanto en frutas como en verduras. Limón, naranja, kiwi, pomelo lima, fresas, frutas del bosque rojas, sandia o melón y espinacas, pimientos verdes, rojos, coles de Bruselas y perejil.

La vitamina E también es muy importante para ayudar a la mala circulación. Vegetales de hoja verde como brócoli, germen de trigo, plátano, frutos secos como almendras, nueces, avellanas o en el super alimento, alga espirulina, podrás encontrar esta vitamina.

Evitar siempre la repostería industrial, embutidos, los alimentos altos en grasas saturadas y el exceso de sal.

 

  • Ejercicio:

Las actividades regulares como la práctica de natación, usar la bicicleta, ejercicios específicos para brazos y piernas o caminar (unos 30 minutos) son altamente recomendados y mejora considerablemente la circulación. Recuerda que si estas pasando por un momento en que te afecta bastante este problema, el uso de ropa más holgada es muy importante para no seguir agravando más el problema.

 

 

Aparte de la alimentación y del ejercicio existen muchos remedios naturales que pueden ayudarte a mejorar. Entre ellos:

Las infusiones y los tés de cola de caballo, muérdago, pasiflora, tomillo, salvia, romero o jengibre son algunas de las opciones que existen para activar la circulación.

Los aceites esenciales como coco, lavanda o almendra de manera diluida en agua pueden ser muy beneficiosos si te masajeas las zonas afectadas.

O la mezcla de jengibre molido en agua caliente y después introducir piernas o brazos en la solución también mejorará los síntomas.

Cuidarse está en tu mano, introduciendo pequeños cambios en nuestros hábitos se pueden conseguir grandes cosas.

 



Los comentarios están cerrados.